Strict Standards: Redefining already defined constructor for class Object in /home/asturias/public_html/cake/libs/object.php on line 65

Strict Standards: Non-static method Configure::getInstance() should not be called statically in /home/asturias/public_html/cake/bootstrap.php on line 46
Paulo Coelho celebra en Avilés los 20 años de “El Alquimista” | Asturias Opinión
02.junio.2008

Paulo Coelho celebra en Avilés los 20 años de “El Alquimista”

Sección: Avilés
Paulo Coelho celebra en Avilés los 20 años de “El Alquimista”

“Sólo haré un acto de celebración del vigésimo aniversario de “El Alquimista”. Natalio Grueso me dijo Avilés, y a mí me pareció perfecto”. Con estas palabras, el novelista Paulo Coelho explicaba la manera en que se gestó el homenaje que el Centro Niemeyer organiza al brasileño.
 

La ciudad avilesina ha tenido el honor de acoger durante dos días a uno de los fenómenos literarios más importantes de los últimos tiempos. Este escritor de culto, con legiones de seguidores en todas partes del mundo, publicó su novela “El Alquimista” en 1988. Veinte años después, el hombre de los 100 millones de libros vendidos, aterriza en Asturias.  

El momento álgido del homenaje al brasileño tuvo como escenario el teatro Palacio Valdés. Ante unos ochocientos invitados que abarrotaban el patio de butacas, el periodista Jesús Quintero sometió al novelista a una espectacular entrevista. 

Cesa la música, Quintero y Coelho se acomodan, y el foco apunta a la mesa central del escenario. El amor, la libertad, el dinero, la paz… El periodista andaluz, tal y como nos tiene acostumbrados, indagó en la vida de su interlocutor durante casi sesenta minutos de conversación. 

El éxito 

100 millones de libros son muchos. El novelista brasileño es un autor de culto, un autor multimillonario. “¿Cuánto le queda a usted de todas esas ventas?” Coelho, se lo piensa, hace cálculos mentales y responde: “Bastante”. Primeras sonrisas en el público. “¿Y cuál es el secreto de su éxito”. “No lo sé”. Sería la primera vez que respondería de esa forma ante una pregunta de Quintero, pero no la última.  

“¿Por qué se duda tanto de los best sellers?”. “Siempre se ha creído que la cultura pertenece a los elegidos, a unos pocos. Esto es un error. La democratización de la cultura supone que el arte llegue a todo el mundo. Con Internet se produce la democratización radical”. El brasileño es un gran aficionado a Internet; llegó a colgar los diez primeros capítulos de su obra “La bruja de Portobello” para recoger las reacciones de sus lectores.  

Quintero aprovechó para hacer la pregunta que muchos esperábamos: “¿Le gustaría ganar el Príncipe de Asturias?”. “Por supuesto”. No había otra respuesta posible teniendo en cuenta donde nos encontrábamos. “Sí que me importa el éxito, el éxito es la capacidad de comunicarse con otras personas, y eso lo he conseguido”. 

El amor 

“¿Por qué se ha casado cuatro veces?” “Esa pregunta está mal hecha, debería haber dicho: ¿Por qué no se ha casado cinco veces?”. El autor de “El Alquimista” se mostró muy bromista y el público le compensó en varias ocasiones con aplausos. “No creo que el amor dure cada vez menos, lo que ocurre es que uno quiere paralizar el tiempo, mi última mujer con la cual me casé hace 29 años, no es la misma que ahora, ha cambiado, y yo con ella. En el fenómeno del amor, se producen guerras, manifestaciones, conflictos, pero continúa. El amor dura, pero cambia”.  Ante la insistencia de Quintero sobre sus matrimonios, Coelho cerró el tema: “¿Usted se piensa que soy un consejero matrimonial?”. 

La política 

El escritor de Río de Janeiro estuvo encarcelado durante un breve espacio de tiempo en un centro de tortura. Era 1974. “Fui encarcelado por Rock and Roll, no tenía principios políticos. Ahora ha pasado mucho tiempo, y he aprendido a valorar el presente. Para mí el éxito es poder estar aquí, en este teatro, en Avilés”.  

Jesús Quintero insistió en los años que pasó en un centro psiquiátrico. Coelho no estaba por la labor: “Me habían dicho que el loco eras tú”. “¿La única manera de cambiar el mundo es cambiarnos a nosotros mismos?”. “No lo sé, si pensamos en cambiar el mundo, no cambiamos nada y si pensamos en cambiarnos a nosotros mismos es egoísta. Tampoco creo en la paz de la que usted habla, señor Quintero, la paz es la ausencia de conflicto, es un concepto idealista, pero antinatural. Mirando el mar, aquí en Avilés, bravo, golpeando al faro, la lucha de las fuerzas naturales, me doy cuenta que no podemos negar el conflicto. Está en nosotros, como está en la naturaleza”. 

La verdad 

Quintero aprovechó para hacer referencia al medio donde él se gana la vida: “Viendo la televisión nos damos cuenta que vivimos en un manicomio, con la verdad no se llega a ninguna parte”. Coelho citó a dos personajes muy distintos para hablar de verdad y libertad: “La verdad es una palabra muy complicada, en nombre de la verdad se ha matado, se ha torturado. La única definición válida de la verdad es la de Jesús, no usted claro, si no el de Nazareth: ‘La verdad es la que te hace sentir libre’. Y la libertad es, como dijo Sartre, ‘comprometerse con lo que uno quiere’. Creo que ahí esta la única libertad del ser humano”. Quintero no se apercibió de que estaba a punto de exasperar a su entrevistado y continuó con la misma línea de preguntas hasta que el brasileño, con una sonrisa en la boca, dijo: “Usted me pide que juzgue continuamente y no puedo. Cambiemos de tercio”.

Los lectores

El acto del Palacio Valdés no sólo era una entrevista-espectáculo, también era un encuentro con los lectores, que a través de Internet pudieron hacer cuestiones al superventas brasileño.  

“Mi sueño era ser escritor y estoy en ese camino, sin embargo hace años hice una lista de los sueños no cumplidos y aun tengo muchos: bailar, tocar la guitarra, cruzar la barrera del sonido”.  

Coelho tuvo tiempo para citar a sus tres escritores fundamentales: “Henry Miller, Jorge Luis Borges y Jorge Amado”. Y para despedirse con una metáfora de la sabiduría: “yo hago tiro con arco. Intentas repetidamente dar con la flecha en el blanco y fallas. A fuerza de intentarlo muchas veces, llegará el momento en que ya seas al mismo tiempo arco, flecha y blanco. Ya no necesitarás pensar. Simplemente lo harás”. 

Tras una hora larga de conversación, el brasileño pidió que encendieran las luces del teatro. “Quiero ver al público”, dijo. Y después de una larga ovación, abandonó el escenario.  

Durante dos días los avilesinos han tenido la oportunidad de disfrutar de las palabras y de la presencia de uno de los escritores más importantes del mundo. Paulo Coelho abandona Asturias dejando una huella imborrable.  

Agrega tu comentario


Secciones

Suscríbete con iTunes: 

Suscríbete en iTunes

 

 

Recomendar a un amigo

2005-2008 asturiasopinion.com esta bajo licencia Creative Commons